Contrato de confidencialidad para trabajadores

¿Qué son los Sistemas de Control de Acceso?

Un sistema de control de accesos hace referencia a los mecanismos que permiten acceder a datos, lugares o recursos. Es por ello que hoy en día se pueden encontrar en una infinidad de formas y con diferentes aplicaciones.

El objetivo principal de los controles de acceso es conceder o no la entrada a un lugar, ya sea un edificio, almacén, oficina, recinto… Incluso podemos encontrar controles de accesos que nos limitan el acceso a documentos o datos concretos. Entonces, ¿podríamos decir que una llave y un cerrojo es un sistema de control de acceso? Sí, lo es. No obstante, este se trata de la base de todas las posibilidades que conocemos hoy en día.

Por ejemplo, actualmente nos encontramos con sistemas de control de acceso mediante software en el momento en el que utilizamos contraseñas para acceder a nuestros dispositivos, o cuando necesitamos utilizar nuestra huella dactilar para abrir una puerta.

Los componentes de un sistema de control de acceso

Los sistemas de control de accesos están formados por 3 componentes básicos indispensables, sin los cuales no tendrían razón de ser:

Usuarios

Todas aquellas personas que van a utilizar el sistema de acceso y van a estar en contacto con él día a día. Suelen manejar sistemas como lectores de tarjetas, lectores biométricos, teclados numéricos, aplicaciones…

Administradores

Aquellos usuarios que se encargan de llevar la administración y mantenimiento de los sistemas de control de accesos. En las empresas de mediano y gran tamaño suele encargarse de ello el departamento de IT.

Se tratan de usuarios que suelen estar en contacto en su día a día con paneles de control de sistema de gestión de accesos, integraciones, APIs…

Infraestructura

¡La base imprescindible! La infraestructura es aquello que soporta un control de acceso, desde una aplicación, un software, hasta un candado, una puerta o un lector.

La infraestructura de un control de acceso puede ser muy variada, dependiendo de la tipología de este.

Descubre si Sesame está hecho para ti, sin necesidad de introducir datos de pago.

¡Pruébalo gratis 15 días!

Tipos de sistemas de control de accesos

Como hemos dicho, dependiendo de su función pueden existir diferentes tipos de control de acceso. A continuación te contamos cuáles son los más comunes:

 

Sistemas autónomos

Geniales para controlar accesos básicos. Con un único lector se puede dar de alta a los usuarios. Es sencillo de instalar y de gestionar.

Sistemas centralizados

Gestiona múltiples accesos a través de un sistema centralizado en el que se lleva un control de accesos e incidencias.

Sistemas distribuidos

Se encargan de controlar varias puertas desde un mismo lugar, mediante una tecnología de radiofrecuencia. Ideales para empresas con múltiples entradas.

Dispositivos periféricos

Se tratan de teclados, cerraduras de seguridad, tarjetas de proximidad, bandas magnéticas, chips y displays como el que ofrecemos en Sesame Time.

Sistemas biométricos de control de accesos manos libres

Son aquellos que para el control de acceso emplean la identificación mediante el reconocimiento dactilar, facial, ocular… Son los más modernos que existen hasta el momento, puesto que dejan a un lado lar tarjetas y los códigos para basarse en las características humanas e intransferibles.

Sistemas inalámbricos para el control de acceso

Una de las formas más rápidas, cómodas y seguras de realizar un control de acceso. No necesitan cables ni instalaciones, por lo que puede ser la solución adecuada para una infinidad de situaciones y necesidades. La app de Sesame se encuentra en esta categoría, puesto que permite realizar fichajes desde dispositivos móviles.

Control de accesos en la nube

Otra solución ligada a las nuevas tecnologías, los controles de acceso en la nube permiten gestionar las entradas de forma remota y en tiempo real, además de llevar un control total de lo que está ocurriendo en los espacios. Con solo un par de clics permiten bloquear puertas o detectar problemas.