No, gracias
Afirmaciones erróneas sobre el control horario de los trabajadores