Cultura organizacional: qué es y sus características

Significado de de cultura organizacional

La cultura organizacional marca la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa. Descuidar este aspecto puede ocasionar que tu negocio caiga en el olvido. Es importante que entiendas qué significa la cultura organizacional para que puedas comenzar a trabajar en ella.

Una cultura organizacional es el conjunto de valores, normas, creencias y propósitos dentro de una empresa, y no basta simplemente con poner todo esto en tu página web. Los que estén dentro de la organización deben de practicar esta cultura, y proyectarla con sus métodos de trabajo y a la hora de relacionarse.

Es decir, que el significado de la cultura organizacional se relaciona con las normas y valores con las que se desarrolla el desempeño de los colaboradores y va mucho más allá.

El objetivo de esta cultura es que todos dentro de la empresa estén en la misma sintonía. De esta forma, se mejora el ambiente laboral, y se crea un lugar donde la gente esté feliz de trabajar.

El departamento de recursos humanos y los patrones tienen que buscar cuál es la cultura de tu empresa, y asegurarse de que se está poniendo en práctica.

Características básica de la cultura organizacional

Ahora que ya hemos profundizado en el concepto y el significado, toma nota, estas son las características de una cultura organizacional:

Misión

¿Cuál es el objetivo de la empresa en el largo plazo? ¿Por qué existe y por qué se creó? Toda cultura organizacional tiene bien definidas estas preguntas.

Trabajar en una empresa con un objetivo claro como por ejemplo: cómo cuidar el medio ambiente, combatir las enfermedades, o ayudar a las personas, da la sensación de formar parte de algo más grande. También, esto aumenta la permanencia de los empleados.

Pero no basta con decir “nuestra misión es cuidar al medio ambiente”. Esto es demasiado general y no sirve. Tienes que ser más específico.

Clarios, por ejemplo, cuida al medio ambiente, pero no lo expresan así. Más bien dicen “Crear las soluciones más inteligentes de almacenamiento de energía, para beneficiar a la gente, a los negocios y al mundo”. Clarios se dedica a fabricar las pilas de los carros eléctricos.

Visión

La visión es el futuro que tu empresa quiere conseguir, a través de sus productos o sus servicios. Plantea todo el camino que queda por delante.

¿Cómo se imagina tu empresa el mundo dentro de 5, 10, 20 años o más? Tener una respuesta a esta pregunta le da un sentido al trabajo que hacen las personas en tu organización.

Identidad

Es el grado en el que los miembros se sienten identificados con la empresa, y cómo esta se convierte en parte de sus estilos de vida.

Apple, por ejemplo, alienta a sus miembros a pensar diferente, y no solo a ellos, sino que también sus clientes comparten esta visión. Se sienten identificados con la marca, y son capaces de pagar más por sus productos.

Comportamiento

La cultura empresarial establece reglas de comportamiento, para que todos estén en la misma sintonía y puedan trabajar mejor.

Así, estas reglas no pueden ir en contra de la cultura. Si el objetivo de tu empresa es cuidar al medio ambiente, pero luego está permitido tirar basura dentro de tus instalaciones, entonces hay algo que debes cambiar.

Se aprende y transmite

Una persona o un grupo de personas comienzan un negocio, siempre con una misión y una visión en mente. Y los reportes de RRHH pueden ayudar a tomar decisiones en la nuevas estrategias.

El tiempo pasa y el negocio crece demasiado, por lo que hay que contratar a gente. Ahora, los nuevos tienen que aprender la misión y visión de los fundadores. Deben alinear sus valores con los de esta nueva empresa para mantener vivo el legado. Así, van repitiendo el ciclo.

La cultura organizacional se mantiene a través de los años, no importa el tiempo que pase. Además, puedes realizar encuestas de cultura organizacional para mejorar este aspecto de la empresa.

¿Y qué pasa si la misión ya ha sido cumplida? Si esto sucede, se puede crear una nueva misión, pero manteniendo siempre la misma esencia.

Muchas empresas, lamentablemente, no han sabido transmitir esta cultura a las nuevas generaciones, y algunas se han mantenido donde están solo por haber sido pioneras en su sector, no por ser buenas. Un claro ejemplo de ello es Walmart.

Es importante que el CEO pase la antorcha a su sucesor, siempre cuidando que la llama no se extinga.

Fomenta la productividad

Una buena cultura organizacional crea un gran ambiente de trabajo, donde los colaboradores son felices y no parecen robots. Recuerda que los empleados contentos suponen una mayor productividad. La cosa es que se sientan partícipes de esa cultura, que comparta los mismos objetivos que ellos y que, de esta forma, los motive. Esa es la clave.

Difícil de cambiar

Imagina que Bimbo, cuya misión se basa en alimentar al planeta entero, de repente se pusiera a fabricar lavadoras. ¿Crees que tendría éxito?

La cultura empresarial se caracteriza por ser difícil de cambiar, ya que de hacerlo, lo más probable es que fracase en el medio y largo plazo. Es por eso que tampoco debes de intentarlo.

Ha habido marcas que han tratado de expandirse hacia nuevos mercados. Volkswagen, por ejemplo, sacó una marca de autos de lujo hace varios años. El problema es que los coches de esta empresa siempre han dirigidos al ciudadano promedio, pues esa es su misión.

Al cabo de unos años, la marca retiro esta línea de coches. Fue un fracaso total.

¿Significa esto que debemos de estar siempre encerrados en un sector del mercado? Claro que no. La solución es crear otra empresa aparte, con una cultura organizacional totalmente diferente.

Tolerancia al conflicto

Una empresa con una buena cultura empresarial es tolerante a las quejas de sus empleados. No hay censura, y se permite que los trabajadores den su opinión de forma abierta.

Es importante llevar una correcta gestión laboral para crear una buena cultura, también se les preste atención a los empleados y se trabaje por resolver todas las quejas.

Incentivos

El horario flexible, implantar un software de gestión de home office, autonomía con un reloj checador, los incentivos por rendimiento, y no por favoritismo, son los que abundan en una buena cultura empresarial. Se crean sistemas justos para motivar a los trabajadores, y que hagan las cosas con más ganas.

Dejar que un empleado dure 10 años sin recibir ni siquiera un aumento habla mal de tu empresa, y crea un ambiente laboral pésimo. Es importante que las personas sean conscientes de que pueden ir ascendiendo.

Comparte
Quizás te interese