¿Cómo medir la productividad de los trabajadores en remoto?

Trabajo en remoto

La pandemia de COVID-19 trajo nuevos retos para todos. Uno de los más importantes, es el home office, el cual, gracias a la tecnología, se puede llevar a cabo sin ningún problema. Sin embargo, a pesar de lo cómodo que parezca, muchas empresas y empleados son nuevos en este ámbito, por lo que se vuelve importante tomar en cuenta ciertos puntos para medir la productividad en trabajadores remotos y así mantenerla e incluso aumentarla.
A pesar de que contamos con todos los avances necesarios, el home office implica una adaptación. Recordemos que, de entrada, muchos empleados ahora deben combinar el ambiente laboral con sus responsabilidades familiares. La organización es clave para trabajar desde casa, de tal manera que no se cometan abusos, ni se lleven al límite las capacidades, pues la salud emocional es hoy más importante que nunca.

¿Cómo puede afectar la productividad el home office?

En una encuesta realizada por Willis Towers Watson, se dice que el 40% de las empresas latinoamericanas consideraron un impacto positivo debido al home office, sin embargo, para septiembre de 2020, esta cifra bajó al 18%. Algunas de las consecuencias negativas son:

  • Estrés y problemas emocionales: el estrés es uno de los grandes enemigos a vencer y su impacto en el trabajo es directo.
  • Miedo al futuro: el ambiente hoy es más impredecible que nunca y es natural que el miedo sobre lo que pueda pasar nos paralice.
  • Rutinas familiares: el home office implica combinar las responsabilidades familiares y laborales, lo cual puede ser complicado.

¿Cómo medir la productividad de empleados?

Es importante tomar en cuenta que trabajar desde casa no es lo mismo que seguir en la oficina. La distancia impone barreras que se pueden solucionar con una buena estrategia. Toma en cuenta los siguientes consejos:

  • Objetivos claros: la clave de toda productividad es tener definido lo que se quiere conseguir, ten claras las prioridades y la forma de alcanzarlas
  • Horarios flexibles: aprovecha el trabajo en casa y mide los logros no por horarios, sino por los objetivos.
  • Manejar las entregas: organiza lo que necesitas, puedes hacerlo por semana, por día o por mes, realizando reuniones clave para medir y mejorar.
  • Software especializado: aprovecha la tecnología, existen un sinfín de herramientas para la organización de trabajo. Te recomendamos: el software adaptado al trabajo remoto de Sesame.

¿Cómo mejorar la productividad al trabajar desde casa?

La revista Merca2.0 recopila cinco habilidades clave con las cuales se puede garantizar que el home office fluya de la mejor manera y se mantenga en constante crecimiento:

  • Buena comunicación: hay que ser siempre claros y saber escuchar, ante las necesidades y retos, hay muchos medios en línea para garantizar una comunicación efectiva.
  • Saber adaptarse: estar listos para todo lo que viene, es la nueva regla del mercado, hay que hacernos amigos del cambio y hacerlo parte de la rutina.
  • Innovación y creatividad: nada es igual, nuevos retos implican nuevas soluciones, se debe pensar distinto para potenciar la creatividad.
  • Mejorar experiencia del usuario: así como las empresas cambian, también los usuarios y debemos enfocarnos en un nuevo tipo de público que vive y consume en línea.
  • Agilizar procesos: cambiar la forma en que trabajamos, con consciencia clara de los obstáculos y objetivos realistas, nos ayudará a cumplir con nuestras metas.

Metodologías que te ayudarán a mejorar la productividad

Para poder llevar a cabo un buen control de la productividad de tus empleados durante el home office, existen metodologías que pueden ayudarte a formalizar las reglas de juego dentro de la empresa. 

Metodología OKR

Esta metodología tiene por objeto, definir las metas que se pretenden alcanzar y comunicar los resultados dentro de la organización. El objetivo de esta metodología es manejar objetivos personales medibles y enfocados a la visión de la empresa.

Los beneficios que obtienes de esta metodología son variados, pero se fomenta principalmente el trabajo en equipo y la motivación, ya que se buscan alcanzar metas comunes dentro de la organización.

Establecer reuniones

Es muy importante que el área de recursos humanos establezca reuniones cada cierto tiempo para saber los resultados obtenidos. Si por cualquier razón no se está llegando a los objetivos trazados, es primordial investigar por qué y, de ser necesario; modificarlos por nuevos retos.

Por ejemplo, para poder medir mejor cada proyecto, el área de recursos humanos agenda una reunión cada semana con el equipo involucrado en dicho proyecto, con la finalidad de intercambiar puntos de vista y conocer el avance de los planes.

Trabajar por entregas

Otra metodología que puede aumentar la productividad dentro de la empresa, es definir tiempos de entrega para cada sección del trabajo.

Por ejemplo, un gran proyecto puede dividirse en pequeñas tareas específicas y a cada una de ellas, asignarle una fecha de entrega. Una vez que lo comunicas entre tus colaboradores, debes transmitir el mensaje sobre la importancia de cumplirlo en tiempo y forma. Esto motivará al personal y les mostrará un rumbo en conjunto a seguir.

Utilizar un software adaptado al trabajo remoto

Sabemos que uno de los miedos más grandes de los empresarios es ¿cómo mido la productividad de mi equipo en el teletrabajo? Para ayudarte a mitigar este miedo, hoy en día existen herramientas tecnológicas que te proporcionan todas las métricas para poder cuantificar la productividad.

Tu mejor opción es el software adaptado al trabajo remoto de Sesame, que te permite conocer el estado de tu equipo desde cualquier lugar del mundo, además puedes usar la herramienta de control horario para adaptarlo al home office. Cuentas con una metodología completa que te permite tomar decisiones, asignar tareas de forma eficiente y conocer la localización de los trabajadores.

 

El home office no tiene por qué ser un problema para ti o para tu empresa, herramientas como un software adaptado al trabajo remoto, te permiten tener un mejor control de las actividades de tus empleados, como si estuvieran físicamente en el lugar. Además, se eliminan variantes subjetivas que otros modelos no te garantizan, para medir correctamente la productividad de tus empleados.

Comparte
Quizás te interese